La cuarta llave

lunes, 11 de diciembre de 2017

O sentimientos



Seguro que hay formas, maneras de entender las cosas en el ortodoxo entender de la palabra, porque si levantas la vista, si apuntas bien el oído, te das cuenta de lo amorfo y circunstancial que es todo. Entonces ya no sabes nada, ya que en ti misma constatas los albedríos de la existencia. No es todo blanco o negro, en realidad todo se mueve entre grises claros y obscuros, y ni siquiera logras saber de qué tinte andas. Si crees haber encontrado tú color, sólo es porque te falta empírica. O, sentimientos.

martes, 26 de septiembre de 2017

.



La cabeza es una gran carga, sostiene casi todo el peso de la mente. No hay nadie a quien escribir una misiva y el imparable busco de quién, agota. No sólo es la misantropía, ni el comportamiento idiota, es no sentir analogía con nadie, es no sentirme parte de nada. Que el suceso haya sido provocado por el pensamiento, lo aclara, pero no es un consuelo. Estoy aquí por así haberlo decidido. No me gustan algunos efectos adversos. Sentirse tan lejos de todo es asumible, no agradable, aun así, aunque la libertad se pague cara, ese ruinoso estado es hechizante.

lunes, 15 de mayo de 2017

O grillos



Siento desasosiego si en una noche calma no oigo a los grillos. En el aire se aprecia una falta, un inquietante silencio. Cuando los grillos cantan si se callan se enciende una alarma en el cerebro, algo pasa. Mientras dura su calla, una obscura alerta nos paraliza. Sólo cuando vuelven a cantar reina otra vez la paz. No, no te molestan los grillos, te molesta saber que si cantan pueden dejar de cantar.
Licencia de Creative Commons
Misantropíaco by is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
.